¿Qué contamina más comprar en las tiendas físicas o por internet?

La eterna pregunta.

La respuesta correcta sería que los dos contaminan. Que consumir contamina.

La mayoría de los estudios publicados en los últimos años, han ido indicando que, tal como está montado, con ese culto a la entrega rápida, a la hiperconveniencia individual, el comercio electrónico es más contaminante. Pero últimamente han salido publicados algunos estudios, en concreto uno, de Oliver Wymman que asegura que si compras en una tienda física contamina 2.3 veces más que si compras online. Es decir, que si compras una camiseta de Star Wars en Walmart, debes saber que contaminas más del doble que si la compras en Amazon . Y ustedes (les veo venir), dirán que cómo no iba a salir esa conclusión en un informe encargado, y pagado, por Amazon a su consultora de cabecera. Son tan mal pensados.

 

La realidad es que abrir por la mañana una tienda genera contaminación, encender las luces, las neveras, etc. E ir en coche a un centro comercial ,o a un Walmart, o a un Mercadona, o a un Decathlon, por citar algo, contamina. Pero yo les aconsejo, que para encontrar la respuesta real a esta pregunta real, tiren a la basura muchos de los informes malabaristas que leen, y vayan al dato: los reportes oficiales que hacen los grandes retailers, por ejemplo, en Estados Unidos. Entre otras cosas, porque si fueran falsos esos datos reportados, una miríada de directivos terminarían en la cárcel. Cosa que no han hecho ningún informe o titular.

 

Las emisiones de Amazon reportadas los dos últimos años en EEUU (donde se generan casi el 70% de sus ventas mundiales) superan  por mucho, por ejemplo las reportadas por Target, con 1987 tiendas en USA.

Pero supera también las de líderes logísticos como UPS, o Fedex.

 

Amazon durante años ha frustrado a los defensores del clima al negarse a participar en divulgaciones ambientales y de responsabilidad social corporativa cada vez más comunes. Era de las pocas empresas que se negaba a hacer públicos sus datos de emisión contaminante. Pero los empleados y accionistas han estado presionando a la empresa para que cambie. Una propuesta de los accionistas en 2020 que solicitaba una política climática de Amazon fracasó, pero obtuvo el 30% de los votos emitidos.

 

Amazon no ha dejado de incrementar su huella contaminaminante, a pesar de que se comprometió a impulsar todas sus operaciones comerciales con fuentes de energía renovable para 2030 y lograr la neutralidad de carbono. una década después.

 

En junio 2020, Amazon publicó su propia huella de carbono, diciendo que sus operaciones comerciales emitieron el equivalente a 51,17 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono, un aumento del 15% desde las 44,4 millones de toneladas métricas de 2018. La compañía no declaró explícitamente la causa del aumento. , pero reconoció que está en “modo de alto crecimiento”.

Amazon reportó una huella contaminante  un 38% menor que el de su rival Walmart, pero es que Walmart tenía miles de tiendas, muchísimos más clientes en USA, y facturaba el doble de que Amazon.

La diferencia es que en los dos últimos años la huella contaminante de Amazon ha crecido, y la de walmart ha descendido. L a intensidad de las emisiones de gases de efecto invernadero de Walmart se redujo a 35,63 toneladas métricas de dióxido de carbono equivalente (MtCO2e) por millón de dólares estadounidenses. La intensidad de carbono de la compañía ha estado cayendo anualmente durante más de una década, excepto por un aumento en 2015.

Por otro lado, la forma de contaminar es distinta. según Nives Dolsak y Aseem Prakash: Las  emisiones se clasifican en tres categorías de Alcance, lo que refleja el nivel de control que ejercen las empresas sobre ellas. Las emisiones de Alcance 1 son las más fáciles de reducir porque son el resultado directo de las actividades de la empresa. Las emisiones de Alcance 2 también son fáciles de abordar porque emanan de la electricidad o el calor que la empresa compra en otros lugares, y las empresas pueden adquirir cada vez más energía renovable. Las emisiones de Alcance 3, las más difíciles de todas, pueden atribuirse a las actividades en la cadena de suministro y a los consumidores que utilizan los productos de la empresa.

Para la mayoría de las empresas , el Alcance 3 representa la mayor parte de sus emisiones. En la página 19 , Amazon informa que las emisiones de Alcance 3 son aproximadamente el 78% de sus emisiones totales.

Una de las razones principales por las cuales el comercio electrónico se volvió tan contaminante, tiene que ver con ese absurdo del culto a la entrega hiper rápida de productos que no se necesitan urgentemente: todo hay que entregarlo en el día, con tal de fidelizar a los clientes. Es eso tan dañino y nocivo que llaman customer centric. Y que en verdad, su talibaba interpretación por ciertas empresas nos lleva a crear consumidores altamente insolidarios con sus sociedades que solo veneran a su conveniencia.

Otra razón es la  forma en que las personas compran en línea: muchos compran artículos en línea con frecuencia, pero solo compran algunos artículos por compra. Cuando en una tienda se agregan todas estas compras en una sola compra al por mayor.

Las compras frecuentes en línea producen más desperdicio de envases y los artículos en línea suelen provenir de diferentes centros de distribución. Ambos factores resultan en mayores emisiones de gases de efecto invernadero.

Evidentemente esto de que comprar en una tienda física hoy realmente es 2.3 veces más contaminante que este ecommerce ultrarápido con barra libre de devoluciones, es sencillamente absurdo.

Los dos máximos jugadores del comercio electrónico mundial, Alibaba (pronto espera entregar mil millones de cajas al día a domicilios particulares), y Amazon, en 2022 se convertirán en los mayores contaminantes, si no dan un giro copernicano a sus políticas y estrategias de TODO POR LA CONVENIENCIA INDIVIDUAL DEL CONSUMIDOR, tan aplaudida absurdamente por consultoras, períodicos, escuelas de negocios, analistas, en resumen por todos y todas.

Pero regresando a la pregunta. ¿qué contamina menos el comercio electrónico o el de las tiendas físicas? La respuesta definitiva es: el comercio de proximidad, la tienda que está en tu barrio y la cual vas andando y haces la compra de dos o tres días.

Pero en verdad esta no es la respuesta correcta, ni siquiera es la pregunta correcta. La respuesta correcta es que nos todo cambiará cuando los consumidores realmente nos tomemos en serio las consecuencias de nuestras decisiones de compras, y seamos mucho más responsables. Cuando lo seamos. No sé preocupen, todas las empresas serán más ecológicas.

 

Autor: Laureano Turienzo

Autor: Laureano Turienzo. Consultor & Asesor empresas retail

2017-2020: 250 conferencias con más de 70.000 asistentes de 16.600 empresa del Retail, y «one to one» con empresas líderes en 32 países.  He asesorado, o han contratado mis servicios, 7 de los 10 principales retailers de Iberoamérica y más de 100 empresas e instituciones en estos 4 años.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *