LISA Y LUKE

Lisa Connolly y Luke Marsh nunca han salido en las revistas ni en los foros especializados en retail. Tienen una tienda. En Irlanda. En un pueblo de Irlanda. Ayer fue oficialmente el Black Friday. Hoy no es el día de Lisa y de Luke. Hoy nadie hablará de ellos.

No les gusta el Black Friday. Lo respetan, pero no lo entienden.

Lisa y Luke tienen una tienda de regalos. Regalos diferentes. Se inspiraron para establecer su tienda de regalos única después de que Lisa pasó un tiempo trabajando en un negocio similar en Australia.

La tienda, se llama ‘Finders Keepers’  Un adagio que viene a significar algo así como que cuando algo no tiene dueño o está abandonado, quien lo encuentre primero puede reclamarlo. Algo así como encontrarte un tesoro.

Finders Keepers solo venden productos de la industria artesanal independiente, y está ubicada en Waterford, una ciudad  portuaria en el sudeste de Irlanda de apenas algo más de 50 mil habitantes. En Waterford, al final se conocen casi todos.

Lisa piensa cuando abren la tienda en 2017:  “Va a ser genial tener una oferta donde la gente pueda entrar, explorar y maravillarse con todas las cosas diferentes que no han visto antes. ”

Luke  que ha dedicado meses a preparar la tienda dice: “cuando entras aquí, se siente como en un lugar en el que quieres estar”.

El primer día de apertura, los dos salen a la calle. Un amigo les hace la foto. Empiezan una nueva vida. Juntos. En Waterford. La comunidad y ellos.

 

 

Luego entran en la tienda y se hacen más fotos. Están emocionados. Es el proyecto de su vida. Sus ahorros. Pero el dinero es solo dinero. Son los sueños. Tener un proyecto juntos.

Lisa y Luke son un chico y una chica jóvenes. Viven en el mundo que les ha tocado vivir. Por eso saben que es necesario tener conexiones digitales con sus posibles clientes. No odian la tecnológia: saben que les ayudará a crear comunidad. Abren su página de Facebook. Abren una página web. Crean su pequeño ecosistema. No son Amazon. Son justo lo contrario. Pero viven en un mundo digital.

Ah. Se me olvidó contarte que si alzas tu mirada desde la acera puedes ver un fantástico mural sobre la fachada de la tienda. ¿Mola, verdad? Es parte de Finders Keepers. También es parte de ese diminuto ecosistema del que te hablo: está Lisa y Luke, está la tienda, las redes sociales, la página web, el mural sobre la tienda, y sobre todo está la comunidad, nuestro sentido de pertenencia y de hacer algo por nuestra comunidad.

 

El primer día fue mucha gente a la tienda. Curiosos. Parientes. La comunidad. Un perro amarillo de orejas superlativas recibía a los clientes. Bienvenidos. Estáis en vuestra casa.

Recuerdan que fue una locura: recibieron más de 100 personas el primer día. Estaban tan felices. Y a la gente, a la mayoría, les gustaban tanto los regalos que vendían.

Sus hipopótamos y elefantes tan simpáticos…

O sus perros de colores imposibles…

O sus pinochos pensativos

 

 

O sus alfombras  diminutas de pieles de león

 

O sus pulpos calendabros

 

O tantos otros objetos, divertidos, diferentes…

Cuando eres joven, y tienes el cuerpo todo el día fabricando sueños, haces cosas locas, como llenar el escaparate de globos

 

Pero antes déjame contarte que jamás había oído hablar de Finders Keepers. Los encontré hace un par de horas, navegando por internet. Debía preparar una artículo para uno de los principales diarios nacionales. Un artículo sobre el Black Friday, ya sabes, ventas millonarias, Amazon, logística de milla, nuevos hábitos de consumos, el fin de las tiendas físicas, el bla bla bla. Volvería a escribir uno de esos artículos aburridos, donde soltaría 5 o 6 datos para deslumbrar y que mi ego escalara algún metro. Ya sabes. Esos artículos donde hablas mucho de omnicanalidad, de click and collect, de phygital, de customer centric…. En fin. Pero descubrí la historia de Lisa y Luke, y me parecío inmensamente más interesante que hablar del Black Friday.

Lisa y Luke dicen en su web:

 

jame contarte una pequeña historia sobre Finders Keepers y cómo llegó a ser …

La aventura comenzó en 2012 cuando Luke y yo salimos de Irlanda para ir a explorar Asia. Después de seis meses de sol, colores y caras nuevas, regresamos a nuestro punto de partida en Bangkok, pero sabíamos que aún no estábamos listos para regresar a Irlanda. ¡Así que nos subimos a un avión a Perth, Australia!

Ambos encontramos trabajos increíbles y comenzamos a adaptarnos a nuestro nuevo estilo de vida. Australia era mucho más que cielos azules y pasar el rato en la playa. La cultura fue tan inspiradora. Tantas empresas emergentes e independientes haciendo lo suyo. Cada vez que salíamos de la casa y íbamos a un suburbio diferente sabíamos que nos esperaba un regalo. Tiendas, cafés, restaurantes y teatros propiedad de individuos que cuentan sus propias historias. ¡Fue realmente INCREÍBLE!

Después de cuatro años increíbles, sabíamos que era hora de regresar a Irlanda. Llegar de regreso a Waterford fue maravilloso, pero faltaba mucho en su oferta minorista. Un mar de grandes almacenes, extrañamos el alma y la vitalidad de los independientes que habíamos llegado a amar tanto en Perth. Decidimos utilizar nuestras habilidades, arriesgarnos y abrir una tienda propia. Queríamos traer algo de magia a nuestra ciudad natal. Luke es un carpintero talentoso con un ojo creativo increíble. Mi experiencia es en diseño textil y gestión minorista. ¡Uniendo fuerzas al estilo Batman y Robin, construiríamos un espacio para exhibir algunos de nuestros hallazgos favoritos de Australia, Irlanda y Europa! 

¡Firmamos el contrato de arrendamiento de una antigua carnicería en septiembre de 2017 y abrimos la puerta a Finders Keepers en noviembre! Mi increíble hermanita Beth se unió a nosotros más tarde ese mes y ha estado trabajando con nosotros desde entonces. ¡Una pequeña empresa familiar de principio a fin!

¡Ahora mostramos más de sesenta pequeños diseñadores y creadores en nuestra tienda! Finders Keepers es el pequeño lugar más feliz de toda la tierra. Como me dijo uno de nuestros clientes recientemente, ‘su vibra atrae a su tribu’, y esto no podría ser más cierto para nosotros. Somos una pequeña empresa con un gran corazón y ¡nuestros clientes son LOS MEJORES!

Entonces esa es nuestra aventura hasta ahora 

Al comprar para Finders Keepers, me hago las siguientes preguntas:

¿Dónde fabrica esta marca sus productos? ¿Están pagando a su fuerza laboral un salario digno?

¿De qué materiales están hechos los productos?

y esta es la pregunta más importante …

¿Será este artículo un tesoro en los próximos años? No queremos vender cosas que terminarán en el vertedero poco después, ¡nuestro nombre es Finders Keepers después de todo!

Las respuestas a las preguntas anteriores nos ayudan a conectarnos con marcas que creemos que nuestros clientes amarán y atesorarán.

Todos nuestros regalos se envuelven con papel marrón reciclado y lana. Ofrecemos bolsas de papel reciclado a nuestros clientes si se han olvidado de las suyas. Nuestras bolsas están estampadas con nuestro propio sello a base de agua.

En lugar de comprar cajas nuevas, intentamos reciclar las cajas y los embalajes tanto como sea posible al enviar sus compras.

No somos perfectos. Algunos de nuestros productos se compran internacionalmente y ahora entendemos el impacto de esto. Es por eso que ponemos especial cuidado en asegurarnos de que un producto realmente valga la pena antes de presentarlo en la tienda. Nos gustaría compensar nuestra huella de carbono donando a un proyecto sostenible digno, nuestro plan para 2020 es encontrar esa joya y comenzar a contribuir.

Prometo seguir aprendiendo y adaptándonos para que podamos aportar nuestro granito de arena para ayudar al mundo.

¡Feliz navegación!

COMPRAR PEQUEÑO Y COMPRAR BIEN

 

Leí esto. Y tenía dos opciones, escribir del black Friday, de Amazon, de algoritmos, y de cifras mareantes, o escribir sobre Lisa y  Luke.

Fue tan sencilla la elección.

Lisa y Luke, recuerdan que su primer Black Friday nevó. Tanto, que todo fue tan hermoso. Waterford es más bonito nevado. Tampoco nieva tanto. Y fue hermoso.

Y llenaron la tienda de globos regalo. Afuera había nieve, mucha nieve, y dentro de la tienda decenas de globos flotando. Era maravilloso. Era todo lo que puede soñar.

 

Pasó el tiempo, y realmente no les iba mal: habían construido su pequeño mundo, y su pequeña clientela, tras dos años. Pero algo sucedió a miles de kilómetros de Waterford, en una ciudad china de nombre raro, algo así como huhan.  Por lo visto era un virus, lo llamaban coronavirus. … Luego, sucedió algo. Algo que cambió las vidas de todos los que estábamos en esta casa común que se llama Tierra.

Fue duro. No era el mejor momento para su negocio. Tuvieron que cerrar unas semanas. Pero entonces sucedió algo maravilloso.

Os presento a … el bebé de Lisa y Luke.

 

Eran momentos complicados, así que el bebé tuvo que empezar a contribuir en casa. Y tuvo su primer empleo. Modelo de facebook. Posó con bastante soltura alguno de los regalos que se podían vender en Finders Keepers

Y así día tras día. Y nunca se quejó. Había que ayudar a la familia.

En medio de la pandemia. Lisa salió en el Irish Time. Woow. Fue como si te llamaran del New York Times. Era lo más de lo más. Le preguntarían a ella .

En la entrevista Lisa deja claro que no le gusta el Black Friday, y lo que representa. Dice: .

. “No creo que se deba presionar a la gente para que lo haga, pero quiero demostrar que estamos dispuestos a devolver algo y transmitir algo de buena voluntad y creo que los clientes lo valoran”.

 

Lo que hicimos fue donar el 10 por ciento de todas las ventas del Black Friday a Oasis, un refugio de mujeres local. “Creo que los clientes valoran eso más que un descuento. Ciertamente, hemos tenido nuestro día más ocupado del año por millas. Ha sido absolutamente loco y he estado recibiendo mensajes de gente diciendo que les ha hecho cambiar su forma de pensar sobre el día. Creo que por un día podemos absorber el 10 por ciento. Lo hicimos el año pasado y lo donamos al hospicio local. Solo queríamos hacer algo sólido y, con suerte, podría iniciar una tendencia “.

 “Pone mucha presión sobre las pequeñas empresas que se ven obligadas a participar. Una tienda pequeña puede ofrecer un descuento del 10 o el 20 por ciento, pero creo que eso podría equivaler a la mitad del salario del propietario. Simplemente no parece correcto, ciertamente no este año “.

 

Finders Keepers es una tienda local, en una pequeña ciudad portuaria, donde llueve mucho, y a veces ocurre el milagro de ver nevar. Sus dueños son dos chicos jóvenes, venden regalos originales, y tienen un modelo que gatea por la casa y nunca se queja. En Finders keepers venden regalos hechos por artesanos locales. Y envuelven todos los regalos como si fueran el regalo más bonito del mundo.

 

Dicen: Somos una pequeña empresa familiar que quiere mejorar a las personas y la comunidad que nos rodea. Y los vecinos se hacen fotos en la fachada, debajo del gran mural alucinantemente guay

 

 

En Finders Keeper vuelan globos y planetas por la tienda

 

En Feender Keepers cuando saben que alguno de sus clientes ha traído otro miembro a su familia, les envían un regalo. Sentimos la noticia como nuestra.

Karen Douglas,una vecina, escribe en el muro de Facebook:

Hola Lisa, eres una seria amenaza para Amazon debido al excelente servicio al cliente personal … ¡sigue así!

 

En la tienda hacen a veces reuniones de vecinos, y colaboran en causas justas que ayuden a la comunidad.

 

Y cuando la pandemia lo cierra todo, se comunican con sus amigos, y clientes por las redes sociales, y les venden por internet, y preparan bolsas para que los amigos y amigas pasen a recogerlos en la acera, con distancia social.

Y cuando mejoran las cosas. Y los amigos y las amigas, en definitiva, sus clientes pueden entrar de nuevo en la tienda, se hacen selfies y los cuelgan en su muro de facebook. No sé si te has dado cuenta, pero tras las mascarillas sonríen.

Lisa y luke dicen: “Somos una pequeña empresa familiar que quiere mejorar a las personas y la comunidad que nos rodea”.

Feliz Black Friday.

OMNICLIENTE

 

Autor: Laureano Turienzo. Consultor & Asesor empresas retail

2017-2019: 200 conferencias con más de 50.000 asistentes de 15.000 empresa del Retail, y «one to one» con empresas líderes en 32 países.  He asesorado, o han contratado mis servicios, 7 de los 10 principales retailers de Iberoamérica y más de 80 empresas e instituciones en estos 3 años.

Elegido TOP VOICE 2020 SPAIN RETAIL por Linkedin

 

 

Artículos relacionados

SAM WALTON. EL TENDERO.

Sam Walton es el ser antitético del astronauta con sombrero de CowBoy, Jeff Bezos. Walton era tendero. Como lo era Amacio Ortega, Ramón Areces, Juan Roig, Clarence

Leer artículo

SAM WALTON. EL TENDERO.

Sam Walton es el ser antitético del astronauta con sombrero de CowBoy, Jeff Bezos. Walton era tendero. Como lo era Amacio Ortega, Ramón Areces, Juan Roig, Clarence

Leer artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *