En un estudio publicado en abril de 2021,  la firma de investigación Oliver Wyman, nos dice que las tiendas físicas contaminan 2.3 veces más que el comercio electrónico.

Cualquier tipo de consumo deja detrás una huella contaminante. Esa es la única verdad absoluta.

Por otro lado, la teoría nos dice que comprar productos en línea puede ser mejor para el medio ambiente ya que un camión que entrega en 40 hogares puede reemplazar varios viajes en automóvil en esos 40 hogares, a las tiendas (sobre todo en los EE. UU., Casi el 95% de las compras se realizan en automóvil. Cosa que no pasa en España). El problema viene del abuso del comercio electrónico, y con la estrategia establecida de entregar las cosas ultrarápidamente y disgregadas sin que se necesiten rápidamente. Si el comercio electrónico regresara al origen, a las entregas ecológicas consolidadas en ruta, sería perfecto. El problema es que no es así. Hoy varios millones de americanos piden varias cosas al día a Amazon porque es gratuito y conveniente.

 

El problema de estos informes es la credibilidad que pueden originar. Amazon se ha negado a presentar información sobre sus emisiones de carbono durante 15 años consecutivos. Finalmente las presentó en 2019: en 2018 generó 44,4 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono equivalente. Las emisiones de Amazon aumentan un 15% en 2019, hasta 51,17 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono.  Es verdad que Amazon está haciendo grandes inversiones para reducir su huella contaminante. Pero los demás también.

 

 

Si comparamos por ejemplo, los datos publicados en 2018, veremos que Amazon contaminó un 38% menos que Walmart, pero es que Amazon ese año facturó 232 mil millones de dólares, frente a los 500 mil millones de dólares de Walmart. En otras palabras era menos de la mitad de grande que Walmart. Y tenía menos de la mitad de clientes que Walmart.  Y Walmart tenía más de 12 mil tiendas físicas recibiendo clientes. Por tanto, la huella contaminante fue superior por cliente de Amazon que por el de Walmart. Y ese año básicamente todas las ventas de Amazon fueron online, mientras que la mayoría de las ventas de Walmart fueron físicas.

Ese mismo año, 2018, Target, con 1,822 tiendas físicas (uno de los retailers con más tiendas en USA), reportó menos emisiones de carbono que Amazon.

El argumento puede ser que ni Walmart ni target, contabilizan la huella contaminante de los viajes de sus consumidores a sus tiendas en sus datos, Y tendrán toda la razón. Pero Amazon tampoco contabiliza las entregas de algunos contratistas, y de todos los envíos que se entregan a través de terceros.

Por tanto es complicada la comparación.  Y regreso a mi afirmación: toda forma de consumo, a día de hoy genera contaminación, y esto debemos cambiarlo por el bien del futuro de la humanidad

 

 

 

El informe Oliver Wyman, aunque enfocado solo a la moda y a Europa,  tiene fastuosos descuidos.  Los datos públicos y oficiales “destrozan” el  informe publicado estas semanas por Oliver Wyman. Y lo peor ha sido que los medios especializados han trasladado los resultados (bastante cuestionables) a todos los sectores.

 

 

 

 

Tanto Walmart como amazon, los dos, se han comprometidos a reducir  a cero su huella de carbono para el mismo año, 2040, o eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por sus actividades. Esto va a ser exigir un esfuerzo titánico para ambas empresas. El proyecto El “Proyecto Gigatón” de Walmart tiene como objetivo reducir 1 gigatón de emisiones de gases de efecto invernadero de su cadena de suministro para 2030. Algo sin precerente. Lanzado en 2017, el proyecto es parte del esfuerzo de sostenibilidad más grande de la compañía, que ha sido un enfoque de la compañía desde 2005.

La estrategia general de Walmart para avanzar incluye alimentar sus instalaciones con energía 100% renovable para 2035, “reducir las emisiones a cero” de todos sus vehículos a través de la electrificación y las ganancias de eficiencia (incluidos los camiones de largo recorrido para 2040) y utilizar refrigerantes de bajas emisiones para su industria. equipos y sistemas HVAC.

Walmart no ha dejado de bajar su huella contaminante desde 2006.

El futuro en las tiendas físicas pasa por:

 

  1. Tiendas mucho más ecológicas
  2. Logística mucho más ecológicas
  3. Favorecer el comercio local, aquel que sucede en tu barrio, evitando desplazamientos lo más posible

 

El futuro del comercio electrónico pasa por la responsabilidad de consumidores y de retailers, y el fin de la oda a la conveniencia a cualquier precio (una de las cosas más elogiada por los foros especializados del retail y aún no se dan cuenta de que es lo peor que nos ha podido pasar en los últimos aos)

 

  1. Agrupa tus compras

 

Hoy varios millones de norteamericanos piden varias veces al día a Amazon, ya que es conveniente y gratuitas las entregas. Esto no es tolerable.

 

  1. Elegir opciones de entrega más lentas y las entregas ultrarápidas deberían estar mucho más controladas.

Hoy, en esta pérfida, horrible y dañina teoría del cliente en el centro y si es bueno para él, hagámoslo (ignorando el daño a la comunidad donde vive ese cliente); muchos retailers  ofrecen opciones de entrega ultrarrápidas por atraer a más clientes, y esto rompe la teoría de lo bueno que puede ser las compras por comercio electrónico para evitar viajes a las tiendas.

 

OMNICLIENTE

Autor: Laureano Turienzo. Consultor & Asesor empresas retail

2017-2019: 200 conferencias con más de 50.000 asistentes de 15.000 empresa del Retail, y «one to one» con empresas líderes en 32 países.  He asesorado, o han contratado mis servicios, 7 de los 10 principales retailers de Iberoamérica y más de 80 empresas e instituciones en estos 3 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *